Reseña: CORROSION OF CONFORMITY-NO CROSS NO CROWN

Vuelven las reseñas,  en esta oportunidad nuestro nuevo colaborador  Poba Ramirez, se adentra en las entrañas del nuevo disco de Corrosion Of Confromity titulado No Cross No Crown, que salio el pasado 12 de Enero con Nuclear Blast, a continuacion  su reseña.

Han pasado trece  años del último lanzamiento de la banda, y después  tantos años os contamos que nos ha parecido este lanzamiento  que tanto se hizo esperar, Corrosion Of Conformity  nos presenta  NO CROSS NO CROWN

  1. Novus Deus
  2. The Luddite
  3. Cast The First Stone
  4. No Cross
  5. Wolf Named Crow
  6. Little Man
  7. Matre’s Diem
  8. Forgive Me
  9. Nothing Left To Say
  10. Sacred Isolation
  11. Old Disaster
  12. E.L.M.
  13. No Cross No Crown
  14. A Quest To Believe (A Call To The Void)
  15. Son And Daughter

Arranca el disco con “NOVUS DEUS” a modo de presentación instrumental a golpe de latido que recuerda a las fantasías de Black Sabbath, para a continuación lijarnos los engranajes de hierro con “THE LUDITTE” tomazo con riff  al canto que recuerda al sonido más setentero de Ozzy.

Pero sigamos con la lista de canciones que esto se pone interesante y nos quedamos lisiados por los tontos al lanzar la primera piedra con “CAST THE FIRS STONE”  una de las mas movidas del disco.

Sigue el interludio de “NO CROSS” con guitarras que adormecen y preparan para la llegada del lobo de “WOLF NAMED CROW” un tema que te trepana la cabeza con un riff a dos guitarras increíble con un video clip que como buen amante de la animación hace mis delicias.

Continua el disco con “LITTLE MAN” pista con un sonido al estilo de Black  Sabbath  muy marcado, me imagino a un tipo con un murciélago en la boca, tal vez la más flojita del disco.

Hasta aquí la primera mitad del disco con reminiscencias del sonido más setentero y claro homenaje a los inicios del metal.

La segunda mitad del disco empieza con esta delicia “MATRE’S DIEM” una joya de pieza para guitarra sencilla y melancólica que te hace pensar en un prado verde después de la tormenta, siendo la canción más corta y simple del disco.

La siguiente pista “FORGIVE ME” nos trae un sonido más profundo con un perdóname y mira a tu alrededor con un sonido de guitarra  que nos  dan ganas de cabecear a gusto, para continuar con “NOTHING LEFT TO SAY” un medio tiempo melancólico que después se eleva  para convertirse en oscuro y recio, seguimos  con “SACRED ISOLATION” donde el sonido de la furia se para a  buscar su sitio y prepararnos para “OLD DISASTER” con las guitarras que te empiezan a transportar hasta “E.L.M.” con un riff  al canto y un sonido clásico que me encanta, locura monolítica que te lleva al vértigo y a perder la cabeza.

Me confieso oscuramente enganchado a “NO CROSS NO CROWN” que une ambas mitades del disco convirtiéndola en una pieza con aires medievales y olor mazmorra medieval que abre el camino hasta “A QUEST TO BELIEVE (A CALL TO THE VOID)” donde no hay indulgencia para que te dejes las cervicales metiendo cabezazos, un tema muy salvaje  increiblemente brutal.

La apuesta por la banda por terminar el disco dando un homenaje, a su estilo, pero no deja de ser homenaje el tema  “SON AND DAUGHTER” de Queen, algo que hace que te quites el sombrero y aplaudas esta obra de arte, gran disco,  donde si que apreciamos referencias a los legendarios Black Sabbath, Thin Lizzy, sin duda un disco que te deja con ganas de mas, ya que después de 13 años  siguen demostrando que  siguen más vivos que nunca, solo esperamos no tener que esperar otros 13 años.

Be first to comment